Los súper chinos toman distancia de la tarjeta que impulsa Moreno

Una de las cámaras señala que, si bien rebaja comisiones, quita competencia. Y hasta temen caída en las ventas.

11.03.2013 – Clarin.com

Los supermercados chinos toman distancia de la idea del Gobierno de lanzar una sola tarjeta de crédito como única forma de financiación para las compras en los súper e hipermercados, porque la iniciativa, según dicen sus representantes, no sólo “violaría la ley de Defensa de la Competencia”, sino que además “no atacaría el corazón del problema, que es la inflación”. También arguyen que es “difícil de implementar y podría provocar una caída en las ventas”.

El director de la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas de la Argentina, Miguel Calvete, dijo a Clarín que la tarjeta de crédito única, anunciada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a ejecutivos de las grandes cadenas comerciales, no supone un beneficio directo para el consumidor, porque aunque se propone una baja de las comisiones que los bancos les cobran a los súper, de un 3% a un 1%, eso no garantiza que ese menor costo se traslade a los precios. “ No se propone, por ejemplo, bajar la tasa de financiación que les cobran a los clientes, que ronda un 40% anual y llega a un 70%. Se podría lanzar un plástico cuya tasa de financiación sea menor; de un 25%. El Estado o cualquier banco privado, si quisieran, podrían reducirla. El Banco Central tiene poder de regulación”, dijo a este diario.

Moreno les habló de la tarjeta única el último viernes en la habitual reunión con representantes de los supermercados, frigoríficos y empresas de consumo masivo en lo que se ha dado en llamar la escuelita.

Allí Moreno tuvo primero un cruce con el empresario de la carne Alberto Samid a quien le reprochó “hablar pelotudeces”. Ese fue el prólogo para una dilatada diatriba contra los bancos y el lanzamiento posterior de la tarjeta.

La propuesta de Moreno consiste en que las grandes cadenas de súper e hipermercados acepten sólo una tarjeta de crédito, que podría ser emitida por el Banco Nación, que les cobraría una comisión de un 1%, contra la del 3% que hoy les cobran los bancos. El objetivo es que ese menor costo ayude a estirar el “congelamiento de precios”, en el año electoral. Esa tarjeta, además, será exclusiva, de modo que los súper dejarán de aceptar las tarjetas tradicionales. También trascendió que Moreno pretende extender el uso de este plástico único y oficial a las cadenas electrodomésticos.

“Si la tarjeta que se propone es exclusiva, y no se permitirá más el uso de las otras (como Visa o MasterCard), le estaríamos cercenando la posibilidad al consumidor de que elija cómo financiar sus compras”, apuntó el representante de los súper chinos que, según dijo, tienen una participación del 19,8% en el mercado nacional del supermercadismo, contra un 55% de las grandes cadenas, tales como Wal-Mart, Carrefour y Cencosud.

“Las comisiones bancarias se pueden regular directamente, sin la necesidad de lanzar un producto nuevo”, insistió Calvete.

Calvete dijo que lo de la tarjeta de Moreno “ha sido sólo una manifestación” y que todavía “no se ha resuelto nada”. “Obviamente, todos los supermercadistas pensamos lo mismo: hace falta un producto con el cual se pague menos intereses y menos comisión. Pero el Estado tendría que invertir para financiar el consumo y bajar las tasas de financiación”, sostuvo.

Los 10.788 súper de capital chino distribuidos en todo el país, según reseñó Calvete, aumentaron en el último lustro de un 8% a un 30% la instalación de posnets para uso de tarjetas, contra el 100% de las grandes cadenas.