Las predicciones erróneas

Cómo se equivocaron los gurúes económicos en 2013.

Predicciones erróneas

Todos los fines de año el suplemento Cash de Página/12 realiza un relevamiento sobre cuáles fueron las predicciones económicas erradas que se realizaron para el período y las contrasta con lo que terminó sucediendo. Cash definió su trabajo, en su edición del domingo 29 de diciembre como una sistematización de la “diferencia entre deseos y realidad” para los economistas del “establishment”.

En lo relativo a las reservas, el artículo recopila opiniones de cinco economistas o consultoras y todas coinciden en que las reservas iban a aumentar en este año. El Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas, de Alfredo Gutiérrez Girault, fue el que más se alejó de la realidad: pronosticó que se incrementarían en 3300 millones de dólares cuando en realidad cayeron de 43.000 a 30.500 millones de dólares.

Por otro lado, sobre la inversión en la Argentina, cuatro opiniones de expertos afirmaron que retrocederían firmemente. “El panorama se presenta muy amenazador para 2013 por problemas económicos, políticos y de radicalización de la administración”, había dicho en enero Orlando Ferrares. “Control de cambios, precios desacoplados de los internacionales y restricciones a las importaciones. Con la economía como está, nadie vendrá a invertir en YPF”, adelantó Nicolás Gadano, ex economista jefe de la petrolera, en un reportaje en Clarín del 18 de noviembre de 2012.

Lo cierto, según el diario, es que en 2013 el volumen de inversión de la economía registró, entre otros indicadores, un alza del 7,9 por ciento respecto del año pasado y hubo un incremento del 17 por ciento en pagos de importación de bienes de capital debido a la incorporación de maquinaria y equipo para la industria.

Las oficinas de análisis e investigación del sistema financiero también hicieron sus proyecciones: el Citigroup presagió una expansión de 3,7 por ciento; el HSBC, 2,8 por ciento, y el Banco Francés, 4 por ciento, según difundieron en informes de diciembre de 2012. En cambio, el consumo en 2013 creció 7,9 por ciento, cuadruplicando lo que se especulaba desde los bancos.

En relación al precio del dólar, el consultor Nicolás Dujovne vaticinó en Ámbito Financiero del 29 de diciembre de 2012 que “el Gobierno depreciará el peso a un ritmo del 18 por ciento en 2013, en línea con lo ocurrido en los últimos dos meses, llevando el tipo de cambio oficial para finales de 2013 a 5,8 pesos por dólar”. El dólar oficial llegó a cotizar, en diciembre, 6,5 pesos, “con una corrección del 31,2 por ciento respecto del mismo mes de 2012”, según el informe de Cash, firmado por Federico Kucher.

Mientras Rodrigo Álvarez de Analytica decía en una nota de Infobae en enero que “a principio de diciembre (de 2012) el blue se comercializaba a 6,44, luego subió hasta 7,48, y en los próximos meses rondará 7 pesos”, la cotización del dólar paralelo ascendió a 9,97 pesos, con una brecha del 53,3 por ciento en relación con el dólar oficial. En mayo tocó un pico de 10,5.

“No esperamos un fuerte rebote. La economía crecerá 3 por ciento gracias al viento de cola. Pero no se vuelve a crecer a tasas chinas”, dijo Miguel Angel Broda, en una entrevista de la revista Apertura del 10 de enero de 2013. “En 2013, la Argentina creció en promedio al 5,4 por ciento, al tiempo que en el segundo trimestre se alcanzó una tasa de 8,3 por ciento”, contrastó el diario.

Sobre la inflación, Miguel Braun de la Fundación Pensar había dicho en febrero de 2012 que “el problema de la economía argentina es que ha entrado en una etapa de mediocridad y alta inflación. El término técnico es estanflación. No tenemos fuentes genuinas de crecimiento”, según la mirada del diario y basándose en un estudio de la Cepal sobre economías de América Latina, la inflación se mantuvo al mismo nivel que en 2012, con excepción del rubro de los alimentos que en los últimos meses tuvo una aceleración de precios.

Esos son algunos de los presagios más distantes de la realidad que realizaron algunos economistas. Que, como dice la nota, “son perserverantes y ya están difundiendo sus estimaciones para 2014”.

Fuente: Periodismo.com