Recordando a Don Giuseppe Sambarbieri

La familia orionita recuerda al tercer sucesor de Don Orione en el centenario de su nacimiento.

Recordando a Don Giuseppe Zambarbieri02

Don Giuseppe Zambarbieri fue el tercer sucesor de Don Orione (1963 -1975) en la Pequeña Obra de la Divina Providencia, y los orionitas lo recordamos al cumplirse cien años de su nacimiento.

Nació en Pecorara (Piacenza) 26 de noviembre 1914. De joven entró en el colegio “San Giorgio” de Novi Ligure, donde conoció y quedó fascinado por Don Orione, a quien luego siguió e imitó con devoción filial e inteligencia.

Se convirtió en sacerdote en 1941, y desempeñó muy bien las distintas tareas que se le asignaban en la Congregación; fue director de Novi Ligure y luego del Pequeño Cottolengo en Milán. En 1958 fue nombrado vicario general de la congregación y luego Superior General desde 1963 hasta 1975.

Participó como invitado al Concilio Vaticano II y se convirtió en divulgador entusiasta.  de trato exquisito, inteligente y oportuno, con sólida doctrina y fidelidad eclesial, tenía unas relaciones profundas y eficaces con muchos clérigos en Italia y en otros lugares.

Gozó de la estima de nuestro fundador, quien lereconoció su valor cuando todavía era un joven estudiante: “Tengo varios niños buenos, – escribió Don Orione – uno es Zambarbieri, es una joya en todos los sentidos.”

Cuando se piensa en Don Giuseppe se piensa en una imagen inspirada en Don Orione, porque interioriza las virtudes y el entusiasmo de las “cosas de Dios”: el amor a la Iglesia, la fidelidad al Papa, la devoción a la Virgen y la “atención a los últimos” fueron los grandes ideales que lo hicieron permanecer cerca de Don Orione.

Exquisito en el trato, inteligente y oportuno en las relaciones, con sólida doctrina y fidelidad eclesial, tenía relaciones profundas y eficaces con muchos clérigos en Italia y en otros lugares.

Murió el 15 de enero de 1988 a los 73 años de edad, con 44 de profesión y 46 de sacerdocio. Desde el 15 de enero de 2000, sus restos descansan en la cripta del Santuario de la Virgen de la Guardia en Tortona, cerca de los otros Padres de la Congregación.

Don Giuseppe Zambarbieri fue capaz de dejar en la gente un perfume de la santidad, humildad y humanidad muy edificantes en cada área de la vida.

Recordando a Don Giuseppe Zambarbieri03

Crédito: MLO Barranqueras