Copa América

El clásico fue para Argentina.

aguero

El encuentro se caracterizó por mucho roce y poco juego, por lo menso del lado uruguayo. Si bien Argentina terminó sufriendo en los últimos 15 minutos, pudo contener a Uruguay gran parte del segundo tiempo, y el partido fue más equilibrado que el del debut.

Pastore fue una de las piezas claves para el desarrollo del enucentro. Además de encontrar su posición en la cancha, fue capaz de actuar como soporte de la delantera y distribuir con efectividad la pelota en cualquier sector de la cancha. La presencia de Lucas Biglia fue crucial para la recuperación en el medio y para darle una mano a Mascherano. La defensa tuvo mucha inserción en el campo rival, sobre todo los laterales Marcos Rojo y Pablo Zabaleta, quien gracias a su predisposición para la recepción de pelotas cerca del área rival le generó la asistencia a su compañero del Manchester City Sergio Agüero para marcar el primer y único gol del partido a los 11 minutos del complemento, que significó el desahogo para los hinchas argentinos que alentaban en el estadio.

El seleccionado Celeste, en tanto, no generó muchas complicaciones en el primer tiempo pero generaron una barrera dura de pasar para los delanteros argentinos. Su capitán y una de sus figuras, Diego Godín (del Atlético Madrid) representó un gran obstáculo. Lionel Messi por su parte generó sólo destellos de su talento en comparación con el partido contra Paraguay, fue desequilibrante por momentos pero menos participativo y con menos remates al arco. Luego del gol y habiéndose consumido casi todas las fuerzas, los charrúas se vieron obligados a atacar constantemente trayendo piernas frescas al campo y poniendo jugadores veloces y con olfato goleador como Carlos Sánchez y Abel Hernández, quienes tuvieron sus oportunidades pero las malgastaron o fueron retenidos por el arquero Sergio Romero.

En fin los últimos minutos fueron de puro sufrimiento, procurando más la tenencia de pelota que la posibilidad de poder “liquidar” al rival, decisión arriesgada pero efectiva al fin.

Ahora Argentina enfrentará a Jamaica el sábado a las 18.30 horas en Viña del Mar. Si bien son muchos los resultados, incluso la derrota, que podrían clasificarlo a la siguiente fase, la albiceleste deberá ganar si quiere ser líder del grupo, posición que comparte con Parguay, que derrotó 1 a 0 precisamente al próximo rival del seleccionado dirigido por Gerardo Martino.

Fuente: CiudadNueva.org.ar