Salud

En su primer informe de consumo de alcohol a nivel regional, la OMS difunde recomendaciones para restringirlo.

Alcohol

El aumento de los impuestos, la imposición de una edad mínima para la compra y venta y para el consumo de bebidas alcohólicas, restricciones en los horarios y locales de venta, y la regulación de su comercialización son algunas de las recomendaciones que da la OMS/OPS para alcanzar ese objetivo.

consumo-alcoholUn informe del este organismo reveló que siete países de la región no restringen la venta de alcohol a menores de 18 años y casi el 70% no tiene reglamentada la propaganda de bebidas alcohólicas o sólo tiene códigos reglamentarios elaborados por la propia industria.

“Argentina es uno de los nueve países que tienen impuestos al alcohol de acuerdo con la cantidad que contienen y que se ajustan en función de la inflación”, indicó el estudio publicado este martes.

Señaló que la implantación de restricciones a la conducción en estado de ebriedad es otra de las medidas que pueden reducir las lesiones causadas por el consumo de alcohol en siniestros viales.

Informó que sólo cinco países (Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Uruguay) han fijado un límite legal de menos de 0,04 gramos por decilitro para la concentración de alcohol en la sangre mientras que Argentina lo restringe a 0,05.

América tiene la mayor cantidad de personas (81% de los mayores de 15) que han consumido alcohol al menos una vez en su vida mientras que la cerveza es la bebida alcohólica más popular, al representar más del 55 del total consumido.

En 2010, la Asamblea Mundial de la Salud aprobó una estrategia global para reducir el uso nocivo del alcohol, y un año más tarde, los ministros de Salud de los países de la región se comprometieron a implementar acciones en ese sentido.

No obstante, el consumo nocivo de alcohol en América pasó en cinco años del 18 al 30 por ciento entre los hombres, mientras que entre las mujeres se triplicó al pasar del 4,6 al 13% en el mismo período, según el informe de OMS que impulsa medidas para frenar su avance.

El consumo nocivo -al que alude el estudio- se define como el que causa consecuencias perjudiciales en la salud y el entorno social del bebedor, las personas que lo rodean y la sociedad en su conjunto, y su patrón de conducta implica al menos cuatro o cinco bebidas alcohólicas en una ocasión en los últimos 30 días.

Más aún, “en la región, uno de cada cinco bebedores (22%) tiene episodios de consumo alcohólico nocivo, porcentaje superior al promedio que se registra a nivel mundial (16%)”, señala la OMS/OPS.

Paraguay, Venezuela y Trinidad y Tobago y las islas caribeñas de Saint Kitts y Nevis, y Dominica tienen las tasas más altas de consumo nocivo de alcohol de la región, de acuerdo con el informe.

“El aumento en el consumo problemático de alcohol puede adjudicarse a la alta disponibilidad del alcohol en los países de nuestra región, su bajo precio y la gran promoción y publicidad de estas bebidas”, afirmó Maristela Monteiro, asesora principal en abuso de sustancias y alcohol de la OPS/OMS.

En América, el uso nocivo de alcohol contribuyó con la muerte de alrededor de 300.000 personas en 2012, de las cuales, más de 80.000 no habrían fallecido si no hubiesen ingerido bebidas alcohólicas en exceso.

Fuente: RadioNacional