La Virgen Gaucha acompañó a los peregrinos

Como desde hace 14 años, la Cadena Radial con cabecera en FM Providencia acompañó a una multitud en la 41° Peregrinación Juvenil a Luján.

CadenaRadialCobertura02

La “Cadena Radial Virgen Gaucha” acompañó a una multitud en la 41° Peregrinación Juvenil a Luján que se realizó bajo el lema “Gracias Madre por estar siempre, ayúdanos a cuidar nuestra patria”.

01

Coordinados desde el estudio cabecera “Padre Oscar Pezzarini” de FM Providencia, miles de familias pudieron vivir a través de la “Cadena Radial Virgen Gaucha” la emoción de caminar juntos hacia María.

02

Durante las 24 horas de transmisión los peregrinos relataron sus testimonios a las unidades móviles que acompañaban el trayecto de 62 kilómetros de la caminata, desde San Cayetano, Liniers, hasta la Basílica de Luján.

04

La cobertura finalizó con la transmisión en directo de la Misa celebrada en la Basílica de Luján, a las 7 de la mañana del domingo, por el obispo auxiliar y vicario general de Buenos Aires, monseñor Joaquín Sucunza, quien exhortó a los argentinos a “asumir cada uno la responsabilidad de cuidar la Patria”.

08

En su decimocuarta transmisión consecutiva, la “Cadena Radial Virgen Gaucha” agradece las innumerables las muestras de afecto y aliento de oyentes de todo el mundo, que se comunicaron para elevar a nuestra Madre sus pedidos, agradecimientos y promesas, y en especial a las autoridades y empleados del Pequeño Cottolengo, al equipo de movileros y colaboradores en el estudio, al Seminario Metropolitano de Buenos Aires, que como cada año brinda un espacio en la cobertura, a la Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular, a la empresa constructora Arquisol, y a todos quienes hicieron posible las 24 horas de transmisión.

05

Una vez más la “Cadena Radial Virgen Gaucha”, conformada por emisoras de todo el país y del exterior, sumada a la colaboración y participación de gran cantidad de fieles hicieron posible esta comunión donde todos pudimos peregrinar a María.

09

 

El testimonio de uno de sus organizadores

Con la emoción del deber cumplido, el locutor Maximiliano Pezzarini, quien formó parte del equipo organizador de la Cadena Radial Virgen Gaucha desde los estudios de FM Providencia, nos relata cómo se vivió desde adentro la experiencia de acompañar a la peregrinación a Luján a través de la radio.

Compartimos su testimonio:

Eran las siete y cuarto de la mañana. Sabíamos que el río de gente empezaba a peregrinar por la ruta. Que hay muchos que haciendo lío salen el viernes a la noche por encontrarse con Ella. Cuando en la semana nos invadía la impaciencia, algunos nos despertábamos antes de la alarma del reloj, teníamos bien en claro que pase lo que pase el milagro de la Virgen iba a ocurrir. Acomodamos algunas para que el estudio esté cómodo para estas 24 horas de transmisión. Había un clima Mariano que se sentía en el aire. A las 8 en punto en el Aire se escuchaba “A partir de este momento, nos unimos en Cadena Radial para vivir la 41° Peregrinación Juvenil a Pie a Lujan…” Un año más volvíamos a cumplir el sueño. Nuestra 15° Cadena Radial Virgen Gaucha. Se mencionaba a las Radios y nuestra cortina de cada año “Negrito Manuel” comenzaba a ambientarnos en lo que estaba por pasar. Se prendió la luz roja, aire en el estudio Padre Oscar Pezzarini, y se escucha la voz del padre Hernán Cruz Martin dando la bienvenida a los oyentes.
Enviamos al Móvil 2 a la ruta, algunas palabras, despedida y ya estaban en viaje. Tomamos contacto con el Móvil 1 que ya estaba en camino para situarse en General Rodríguez. Empezaban a comunicarse nuestros Móviles Peregrinos que estaban saliendo de sus parroquias o de sus casas y otros que ya caminaban a la casa de María. Cuando íbamos unos minutos de programa, nos surgieron algunos inconvenientes técnicos, pero alguien que salió al aire dijo: “si no pasan esas cosas no es la Cadena Radial”.
Pasaban rápido las primeras horas en Cadena, las ansias de ver a la Virgen que marchaba junto al pueblo un año más, hacían que estemos a puro mate. Cosas que es raro que pasen han pasado pero con mucho esfuerzo logramos una vez más que aquellas personas que estaban desde sus casas, peregrinen a través de la radio. Llegaban las intenciones que querían que depositemos a los pies de María y algunos de nuestros móviles llegaban a lugares donde tenían algo de señal para poder comunicarse.
Por la tarde, todo empezaba a tomar color y salir a la casi a la perfección, cuando nos empezaron a dar una mano externa.
Año complicado para la Cadena Radial Virgen Gaucha, dado que éramos nuevos los organizadores y cumplíamos 15° Cadenas ininterrumpidas llevando a Lujan a los peregrinos radiales. Laura Andrada, Carmen Mastranchelo y Walter Dreves llevaban adelante la transmisión. No pasaron desapercibidos los mensajes del Papa Francisco, las reflexiones sobre María y los mensajes de los oyentes que nos daban fuerza los que estábamos en el Estudio.
Tomaba el micrófono Leonardo Abregu y comenzó a hacer algo de magia en el éter. Se comunicaba con los Movileros Peregrinos, se ponía al hombro la conducción, y Peregrinaba por los Estudios P. Oscar. Hubo comunicaciones especiales con Carlos Iglesias desde FM Providencia Córdoba, contando cómo se vivía la Peregrinación y las advocaciones de la Virgen.
Seguíamos atentos el camino de los Peregrinos y lo que iba sucediendo, el Obispo auxiliar de Buenos Aires Enrique Eguia, nos explicaba de una manera muy detallada y emocionante cómo comenzaron a bautizar y a confesar en las Peregrinaciones. Leonardo Abregu y el Padre Hernán Cruz Martin comenzaban a tomar las riendas de la transmisión recordando los lemas de las peregrinaciones, hablando de la advocación de María en Lujan, la primicia del Negro Manuel y el padre Jorge María Salvaire, mientras las visitas y los llamados nos daban el aliento de la Peregrinación radial.
A la una de la madrugada lo llamamos a Walter, esta vez como movilero, a transmitir ese último esfuerzo que tiene que hacer el caminante antes de llegar a Lujan y ver cómo se iluminaba de a poco el sendero por dónde venían los hijos de María.
Poco a poco se veían algunas velas encendidas que iluminaban la ruta. Empezamos a despedir a algunos móviles que volvían a casa junto a sus comunidades con quienes peregrinaron. En los jóvenes de Avellaneda, quienes cantaban “De colores” para darse ánimo y continuar, se notaba el cansancio pero la profunda emoción por haber llegado.
Ya quedaba poco esperábamos a la imagen cabecera que estaba llegando al Puente de Ruta 6 donde se encontraba el Móvil 2 (Lorena y María Sol). Mientras tanto seguíamos firmes alentando a quienes caminaban y uniéndonos en la oración.
Se escuchan algunos gritos, aplausos y se ven algunas luces. Los móviles pensaban que era la Virgen que ya estaba entrando a Lujan, pero, fue todo una falsa alarma. Un grupo que llevaba una Virgen en hombros al saber que ya llegaban no contuvieron el grito de júbilo. Temperatura actual en ese momento 7° con una sensación térmica más baja, pero quienes llegaron aprovechaban esa infusión calentita para esperar a Nuestra Madre. En Claypole, la temperatura era similar.
A las 6:30 de la mañana, junto con nuestro operador Omar Chocobar y Laura Andrada, esperábamos el llamado al Móvil 4 que nos avisaba, como cada año, la entrada a Lujan de la imagen cabecera. Nos despedíamos hasta el próximo año del Móvil 1, comandado por la familia Salazar, quienes firmes en General Rodríguez nos contaban testimonios de fe muy profundos. A las 6:40 entraba la Virgen María a Lujan.
Este año como lo mencioné fue difícil, no solo por la ausencia del Padre Oscar Pezzarini, que empezó con este sueño, sino porque fuimos otras personas las que tuvimos la responsabilidad de organizar esta gran movilización.
Con nervios, ansias, temores y mucha oración nos esforzamos para que una vez más todo aquel que estaba en su casa Peregrine a Lujan.
A quienes nos tocó esta responsabilidad queremos agradecer a cada uno de los Móviles, los Choferes, a quienes estuvieron en piso, y del otro lado ayudándonos para lograr una buena emisión de la Cadena; a las Radios que se unen y nos retransmiten cada año.
Tenemos la emoción profunda y una alegría inmensa en el corazón por haber cumplido el sueño. Hemos logrado peregrinar a través de la Radio como el P. Oscar lo hubiese querido. Otra vez “A través de la Radio fuimos todos a Lujan”, será hasta el próximo año…
Maximiliano Pezzarini